¿Cómo se fríen los hongos porcinos?

¿Cómo se fríen los hongos porcinos?

Los hongos Porcini son apreciados por los finos gourmets debido a su sabor picante. A los franceses les encanta y muchos de ellos no pueden resistirse a escogerlo. Con sólo unas pocas calorías, pero rico en vitaminas, este raro producto se sirve como plato principal cuando se invita a los amigos a la casa. Pero para prepararlo adecuadamente, necesitas saber varias cosas.

Recetas a base de setas porcinas

Los hongos porcinos fritos en sartén siguen siendo el más famoso de todos los platos de temporada. Para lograrlo, se empieza por limpiar la comida. Luego cortamos los tallos en cubos y las tapas en pequeñas rebanadas. Para resaltar el sabor, se calienta un poco de mantequilla en la sartén. estufa. Le echas unas cuantas cucharadas de aceite. Y añade los hongos. Se saltean con una o dos pizcas de sal, pimienta y algunas hierbas aromáticas.

Para más inspiración, los hongos porcinos pueden ser cocinados con una salsa de crema para acompañar la carne o las aves. También se puede hacer un caldo de verduras.

Distinguir lo bueno de lo malo

Mucha gente cree que lo reconocen por su sombrero. Sin embargo, hay una gran variedad. Entre rebozuelos, boletos y setas porcinas, a menudo te pierdes en él. Los más peligrosos son los hongos no comestibles. Así que, para discernirlos, hay que aprender los trucos del oficio.

De hecho, todas las versiones comestibles de estas plantas tienen dobles tóxicos. Los hongos boletus de Burdeos parecen boletus amargos. La diferencia se puede ver en la parte inferior de la tapa, más precisamente, con sus células. El aficionado también debe centrarse en los colores de sus pies. Si los hongos se presentan con soportes más bien amarillentos o rojizos, entonces, cuidado, es una especie venenosa.

Existe una gran variedad de este producto. La buena comida debe ser limpia, sin manchas y particularmente firme de la cabeza a los pies. La frescura de la comida puede reconocerse por la belleza de su estructura. El sombrero debe estar intacto y bien sujeto a su base. Su calidad también se revela por la naturaleza de sus musgos. Si son de color amarillo o verde, el hongo es muy fresco. Sin embargo, si se vuelven negros, entonces el producto es indigerible.

Los ceps de Burdeos a menudo tienden a tener un tono marrón. Esto testifica su pureza. Los más comunes que se encuentran con frecuencia en los bosques son los ceps de Burdeos, los ceps de pino y los ceps de verano.

Bueno para su salud

De hecho, esta propiedad es uno de los principales puntos que nos anima a recurrir a este alimento. Contiene mucha fibra y es rico en agua. No tiene muchas calorías, lo que lo hace ideal para los que no quieren engordar.

Comparado con otras verduras frescas de su tipo, contiene muchas más proteínas. Tiene ciertas virtudes que afectan a la inmunidad. De hecho, viene con una buena dosis de vitamina B. Comerlo ayuda a mejorar la resistencia natural del cuerpo. También ayuda a mejorar el funcionamiento neuromuscular. El fósforo que contiene suaviza y embellece la calidad de la piel. Es muy recomendable para los niños en crecimiento porque ayuda a fortalecer los huesos.

Además, también hay una gran cantidad de vitamina D, hierro, selenio y zinc en este producto. Rico en minerales, este alimento es un gran aliado contra los problemas cardiovasculares. Y por último, pero no menos importante, los hongos porcinos son un formidable antioxidante. Purifica el interior actuando sobre el colesterol malo de la sangre.

¿Cuáles son las temporadas de caza y dónde encontrarlas?

El otoño es la mejor época para ir en busca de estos productos raros. Hay quienes deciden probar suerte entre mayo y junio. Sin embargo, se nota que los hongos porcinos tienen menos sabor durante estos meses. De hecho, las hojas que caen en otoño proporcionan una mejor ingesta nutricional para los hongos que empiezan a crecer durante este tiempo. Esto es lo que les da el alto sabor apreciado por todos.

En general, estos alimentos crecen en el corazón del bosque. Se pueden ver bajo innumerables especies de árboles. Más frecuentemente, se pueden encontrar bajo abetos, robles y hayas. También se pueden encontrar bajo los castaños, entre pastos largos y hojas muertas.

Formas de mantenerlos

Una vez que hayamos llenado la cesta, todo lo que tenemos que hacer es limpiarla y guardarla. Hay muchos métodos para hacer esto.

Secado

Esta práctica consiste en secar los ceps después de limpiarlos. El primer truco es esparcir el producto en una tela fina como una vela o un mosquitero limpio. Se fijan en caballetes y se exponen al sol durante dos días. La noche está llena de humedad. Así que lo mejor es guardarlos y sacarlos de nuevo por la mañana.

También hay otra manera. El método implica enhebrar las piezas en un alambre. Entonces simplemente cuelgue todo en un lugar seco y aireado. Las setas tardan unos días en secarse.

El enfoque más rápido es usar el horno. Necesitarás esparcir la comida en papel absorbente antes de colocarla en la bandeja de hornear. La temperatura está fijada en 50°C, dejando la puerta de la máquina abierta. El producto tardará 5 horas en secarse correctamente.

Preservación con vinagre

Las setas se escaldan primero en agua salada mezclada con unas pocas gotas de vinagre. Entonces colóquelos en un frasco hermético. Para darle más sabor, puedes añadir un poco de cilantro, laurel y otras hierbas en el interior.

PARTENAIRES INTERNET